31 enero, 2010

Miguel Capellán, ese chico de Hervías . Gran pelotari riojano

Miguel Capellán echa el cierre. Después de media vida como pelotari profesional, 18 años en la élite de la pelota, el próximo día 14 de febrero, en el frontón Adarraga, donde nos ha obsequiado con maravillosas tardes de pelota y grandes éxitos, se celebrará el merecido homenaje a Miguel Capellán con el que se despedirá del mundo profesional de la pelota.

Afortunadamente se va como lo que ha sido, un gran pelotari y una extraordinaria persona, que nunca se ha dado importancia por lo que hacía, a pesar de que allá por donde iba le paraban (y le paran) para felicitarle, hablar de pelota o de su último partido.

El diario La Rioja publica una extraordinaria entrevista con el pelotari, en la que deja ver los rasgos de su personalidad y su humanidad. Sí, la humildad de este deportista de élite fluye en cada una de las respuestas de la entrevista. Él es así. Cuando le preguntan sobre la coincidencia en el tiempo con el gran Titín III, y los años de rivalidad en los frontones entre "titineros y capellanistas" (tipo Madrid-Barça), Miguel contesta: "sólo puedo decir que Augusto ha hecho más grande a todos sus rivales. Nos ha engrandecido a todos". Ahí está Miguel, quitándose importancia y ofreciéndosela a Titín.

Quiero hablar de Miguel Capellán, primero, porque es un extraordinario pelotari, pero también porque es una magnífica persona. Lo conozco desde antes de ser profesional. Desde los 16 años. Estudiamos juntos en Burgos, él en Jesuítas y yo con los Salesianos, pero compartíamos residencia y procedencia, y de esa manera pasamos muchas horas juntos. Recuerdo como los profesores, y especialmente los curas, se quedaban anonadados con su portento físico para todos los deportes. Incuso recuerdo algún "pique" de pelota, entre él y unos compañeros de Quintanar de la Sierra (hay gran afición), del que siempre salían "trasquilados" en el reto del frontón. Después de años de seguirle por la prensa sus hazañas, ahora, cosas de la vida, compartimos el colegio de nuestros hijos y la amistad personal, también con su soporte vital (su mujer, Susana, y sus hijos), donde junto con mis cuñados matamos (y disfrutamos) los ratos libres que nos deja la vida.

La Rioja merece reconocer a este magnífico pelotari, que con su extraordinaria humanidad y la calidad de su juego ha llevado el nombre de nuestra tierra por todo España. Nos ha llenado de orgullo con su juego y su sangre. Enhorabuena, Miguel, por hacer grande a la pelota y por llevar el nombre de La Rioja por el País Vasco y por toda España.

Miguel Capellán seguirá vinculado a la pelota, es su vida. Sin embargo, como él mismo dice, su vida serán "trigo, cebada, guisantes, alubia verde. No me voy a aburrir". Se va al campo, de agricultor, como su padre, y va en un difícil momento para la agricultura, pero él seguirá siendo aquel chico humilde de Hervías que nunca se dio importancia.

Suerte en tu nueva vida, Miguel.
fotos de la rioja

3 comentarios:

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

Brillante, merecida y emotiva redacción Félix. Eso sí, propia de quien reconoce el valor de las personas y lo principal, su amistad.
Te aseguro que en el mundo pelotazale Capellán ha escrito una página muy brillante, haciéndola coincidir con el incombustible Titín.

J M (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola compañeros.

Me sumo a lo dicho y bordado por José Luis....

Un abrazo

Discípulo de Plutarco dijo...

Cristalino, tienes toda la razón, y te la tengo que dar. Lo correcto es decir, en efecto: "Otro gallo nos cantaría a todos". Y me alegra coincidir contigo, en que sea el demandante quién debiera pagarse las demandas de su bolsillo.

Pero te recuerdo que David no te ha entendido el mensaje, porque no iba con el hilo por él propuesto.

Pasate por el blog de Marcos Castilla, en la entrada del 16 de enero, y verás que les parece mal que nos salgamos del tema, a Marcos, a Santi y a David, de esos temas que proponen para su reunión de amiguetes.

A ver para cuando una entrada en el blog de Marcos sobre el sistema educativo propuesto por Rajoy y defendido por él mismo en el Faro de Vigo hace 25 años más o menos.

Y ya veis que yo ando por libre, mientras Caperos no me censure.

Hoy trata sobre Capellán, y lo mismo hablo de él en la próxima entrada, pues en ésta, que es la correcta para opinar, no quiero opinar. Y eso que me cae bien Miguel.

He intentado ser escrupuloso hasta con los acentos. Espero que todo esté correctamente escrito, pero si encuentras algún "gazapo", me lo haces saber. Gracias.

Un saludo, Cristalino, a pesar de tu mofa fácil con la letra ele, que igual hasta me cambio el nick por el que tú me propones, sólo por darte gusto.